Cómo crecer y cuidar las gardenias

Ancha Chiangmai/Shutterstock Por Olivia Tubio / 10 de marzo de 2022 10:41 am EDT

La gardenia es una planta perenne de hoja perenne con flores originaria de las regiones tropicales y subtropicales de Asia y África. Contra las brillantes hojas esmeralda emergen grandes flores verticiladas que van desde el blanco como la nieve hasta el dorado bañado por el sol. Almanac explica que varían drásticamente en tamaño, desde variedades enanas de un pie de altura hasta otras que pueden alcanzar hasta 8 pies de altura y se extienden con el mismo ancho. Con tantas opciones, seguramente encontrará la gardenia que se ajuste a su visión perfecta del jardín. Gardenia es apreciada principalmente por su fragancia audaz y compleja, difícil de expresar con palabras, pero puede describirse como picante, cremosa y dulcemente vegetal.

Si vive en las zonas USDA 8 a 11, podrá cultivar gardenias al aire libre, pero en regiones fuera del rango preferido de la planta, el clima exterior es demasiado frío para que sobrevivan. Afortunadamente, las gardenias también se pueden cultivar en interiores en contenedores, aunque requerirán un cuidado ligeramente diferente y más frecuente, según Gardening Know How. Aunque no es la planta más fácil de cultivar o cuidar, la belleza y la fragancia de la gardenia hacen que valga la pena el esfuerzo. Intimidante para muchos, podría ser la opción perfecta para cualquiera que busque un nuevo desafío de jardinería, una mayor experiencia de aprendizaje y la satisfacción personal que vendrá con el éxito. ¡Sigue leyendo para descubrir más sobre las gardenias y decide si estás preparado para el desafío!

Cómo utilizar las gardenias en el jardín

pangcom/Shutterstock

Las gardenias son una de las plantas más versátiles que puedes agregar a tu jardín. Se pueden incorporar fácilmente al paisaje de su jardín existente, o separarse como una planta de exhibición para celebrar sus elegantes flores y su encantadora fragancia. El cultivo durante siglos ha aumentado drásticamente su diversidad, pero la mayoría de las gardenias crecen hasta un diámetro manejable de 3 a 6 pies, según Gardener's Path. Las formas parecidas a arbustos se pueden podar en formas ordenadas o pequeños árboles, o dejar que crezcan silvestres para una apariencia más natural. También son lo suficientemente altos como para que se puedan plantar en fila para formar setos a lo largo de cercas, caminos o en cualquier otro lugar para crear un mayor grado de privacidad. También hay variedades enanas que crecen más cerca del suelo, que se pueden usar para cubrir el suelo o bordes inferiores, como el revestimiento de una cama de jardín.

Las gardenias son bien conocidas por su aroma floral y tienden a ser más fragantes cuando se pone el sol. Los polinizadores como las abejas y las mariposas también se sienten atraídos por las gardenias, y su presencia beneficiará a las demás plantas que crecen en su jardín. Después de que cae el anochecer, las flores blancas aparecen luminosas a la luz de la luna y también atraen polillas polinizadoras, según SFGate. También puedes plantar gardenias en contenedores para cultivarlas en interiores o exteriores. Colóquelos fuera de la luz solar directa, como alrededor de las entradas donde los vecinos y otros visitantes también puedan disfrutarlos.

Cómo cultivar gardenias

Naturaleza/Shutterstock

Las gardenias se pueden cultivar a partir de semillas, pero pueden ser difíciles de germinar y la planta no producirá flores durante al menos dos o tres años desde la siembra. Tendrá más éxito seleccionando una planta de vivero sana y trasplantándola a su jardín oa un contenedor en el otoño. Tenga en cuenta dónde plantar, ya que su gardenia necesitará mucho espacio y no debe ser arrancada una vez que se establezca en su nuevo hogar. Den Garden explica que las gardenias requieren un suelo ácido con buen drenaje con un pH entre 5,0 y 6,5. Puede realizar una prueba en el hogar si no está seguro del nivel de pH en su suelo y agregar enmiendas acidificantes del suelo si los resultados indican que el pH del suelo existente es demasiado alto.

La mejor manera de propagar cualquier planta de gardenia es plantar esquejes de tallo directamente en el suelo. The Spruce informa que el comienzo de la primavera es el momento ideal para la propagación. Primero, deberá preparar el suelo en una maceta pequeña para trasplantar. Se recomienda tierra para macetas o tierra de arranque para fomentar un nuevo crecimiento. Cuando esté listo, seleccione un tallo verde en su planta de gardenia de al menos 3 a 4 pulgadas de largo y use tijeras afiladas para cortar justo debajo de un nudo. Plante el corte lo suficientemente profundo como para que el nodo inferior quede cubierto con tierra. Finalmente, riega la nueva planta y mantén la tierra relativamente húmeda hasta que se formen raíces y el esqueje se pueda trasplantar a una maceta más grande o a un lugar más permanente.

Cómo cuidar las gardenias

Ancha Chiangmai/Shutterstock

Las gardenias no son las plantas más fáciles de cultivar y cuidar, pero para el jardinero diligente y decidido, el resultado bien vale la pena. Con las gardenias, la consistencia es clave por encima de todo. Deberá regar con frecuencia para mantener la tierra húmeda sin dejar que se seque entre riegos, pero tenga cuidado de no regar demasiado. Al aire libre, las gardenias deben colocarse donde puedan recibir la luz del sol de la mañana pero estén protegidas de los rayos más intensos de la tarde, según Almanaque. Puede ser más difícil recrear en interiores las condiciones en las que las gardenias crecen nativas, pero si reciben luz indirecta brillante y mucha humedad, deberían prosperar. Las gardenias que viven al aire libre solo requieren fertilizante una vez a mediados de la primavera y una segunda dosis a mediados del verano. Las gardenias de interior, por el contrario, deben dosificarse mensualmente desde abril hasta noviembre. Para obtener los mejores resultados, use fertilizante formulado específicamente para plantas en contenedores que requieren condiciones ácidas.

Las gardenias tienden a ser víctimas de diversas enfermedades y plagas, como lamenta Gardener's Path. Los jardineros deben estar atentos a los áfidos, las moscas blancas y los ácaros, y tener a mano opciones de exterminio como el aceite de neem. Las gardenias también son susceptibles a desarrollar enfermedades fúngicas como el moho polvoriento. Puede usar fungicidas para tratar el problema, pero desafortunadamente las plantas infectadas no siempre se pueden salvar. El mejor método es el cuidado preventivo, como el descabezado y la poda regular, evitando la aglomeración de otras plantas y manteniendo la humedad adecuada sin permitir un exceso de humedad donde se puedan desarrollar enfermedades.

Variedades de gardenias.

adul24/Shutterstock

Las gardenias prefieren el clima cálido y prosperarán en climas más similares a los de su África natal, el sur de Asia y Oceanía, según Gardenia. Originarias de estas regiones y luego cultivadas en todo el mundo, ahora hay más de 200 variedades de plantas de gardenia. Ese puede ser un número intimidante para elegir al planificar su jardín, pero afortunadamente puede reducir su búsqueda a algunas de las opciones más populares:

  • Gardenia jasminoides "Botones" es el adorable nombre de la igualmente adorable variedad enana de gardenia. Sus delicados pétalos rodean un centro similar a un botón amarillo para formar flores de 2 pulgadas que florecen de mayo a junio.
  • Gardenia jasminoides "Frostproof" es conocida por sus pequeñas flores dobles y su capacidad para soportar temperaturas más frías mejor que otras variedades.
  • Gardenia jasminoides "Molinete" se llama así por los pétalos estrechos que forman flores caprichosas en forma de molinete. Puede hacerse grande y crecer relativamente rápido, así que tenga cuidado al elegir una ubicación para esta planta.
  • Gardenia jasminoides "Veitchii" es una variedad más antigua con elegantes flores dobles y una temporada de floración más larga que se extiende desde el comienzo de la primavera hasta el final del verano. Forma un arbusto denso que puede alcanzar los 3 o 4 pies de altura, por lo que es una buena opción para contenedores.
  • Gardenia jasminoides "Golden Magic" sin duda destaca entre otras variedades por su singular color amarillo. Los pétalos comienzan con un color crema, pero se vuelven dorados intensos a medida que la flor doble madura.

¿Las gardenias son tóxicas?

PSPS/Shutterstock

Según la ASPCA, las gardenias se consideran levemente tóxicas para gatos, perros y caballos. Si sospecha que su mascota puede haber ingerido cualquier parte de una planta de gardenia, debe llamar al APCC (Centro de Control de Envenenamiento Animal) y a su veterinario local tan pronto como pueda. Los síntomas a tener en cuenta incluyen vómitos leves, problemas gastrointestinales y urticaria, pero las gardenias tienen una toxicidad mínima y es poco probable que provoquen la muerte.

Afortunadamente, las gardenias no se consideran tóxicas para los humanos. Ciertas plantas pueden causar irritación en la piel, por lo que es mejor usar guantes cuando trabaje en el jardín para protegerse. De hecho, los pétalos de las flores son comestibles y se dice que tienen un sabor ligeramente dulce, ideal para preparar té o infusionar en productos horneados.

Además de hermosas flores, las gardenias también producen frutos. Las bayas de color rojo anaranjado emergen en el otoño después de que finaliza la temporada de floración. Las bayas son comestibles, pero amargas, por lo que normalmente se usan con fines medicinales en lugar de culinarios. Según WebMD, la gardenia se ha utilizado tradicionalmente en las prácticas de la medicina herbal para tratar dolencias como la inflamación y la enfermedad hepática, aunque la eficacia de dichos tratamientos aún no se ha investigado ni confirmado exhaustivamente. Históricamente, las bayas también fueron ampliamente utilizadas por su pigmento amarillo para teñir alimentos y textiles.

Cómo trasplantar gardenias

Mariana Volkova/Shutterstock

Dado que las gardenias a menudo se cultivan en contenedores, saber cómo y cuándo trasplantar es muy útil y necesario para garantizar la salud a largo plazo de su planta. Si la salud de su gardenia comienza a decaer y no puede determinar la causa, es probable que sea hora de trasplantarla, explica The Spruce. Según su tasa de crecimiento promedio, es probable que deba trasplantar su gardenia cada dos años, si no todos los años. El mejor momento para hacerlo es a principios de la primavera, antes de que la planta comience a florecer. Las gardenias producen más flores cuando están un poco atadas a la maceta, así que tenga cuidado de no trasplantarlas demasiado pronto o podría perderse sus flores deliciosamente fragantes.

Para comenzar, necesitará tierra para macetas de pH bajo y una maceta con orificios de drenaje, unas pocas pulgadas más grande que el contenedor existente. La terracota clásica es una buena opción para ayudar a evitar que el suelo retenga demasiada agua, lo que puede provocar la pudrición de las raíces. Primero, cubra el fondo y los lados de la nueva maceta con tierra fresca para macetas. Retira con cuidado la gardenia de su contenedor existente y cepilla suavemente cualquier tierra suelta que aún se adhiera a las raíces. Centre la planta en su nueva maceta y agregue tierra hasta que el cepellón esté completamente cubierto. Riegue abundantemente para ayudar a que la planta se adapte y colóquela en un lugar con luz indirecta brillante y humedad adecuada para imitar de cerca su hábitat tropical nativo. Pronto su planta florecerá y agregará belleza y elegancia a su espacio interior.

Ir arriba