Cómo cuidar una planta de agave

Bloomberg/Getty Images Por Olivia R. / 8 de abril de 2022 8:37 am EDT

Agave es un género de plantas suculentas nativas de las regiones áridas de las Américas, especialmente México y América Central. Las plantas de agave han sido utilizadas por los habitantes nativos de México durante siglos. Uno de sus primeros usos conocidos fue para hacer pulque, la primera bebida alcohólica de México que todavía se consume en la actualidad, según BBC. Las diferentes especies de agave tienen características variadas; el tamaño de la hoja puede variar desde solo centímetros hasta 8 pies de largo. Las hojas son típicamente simétricas con extremos puntiagudos y tienen una textura gruesa y coriácea. Las plantas varían en color, de gris azulado a verde. A menudo se confunden con plantas de cactus o aloe.

La mayoría de las especies de agave se consideran monocárpicas, lo que significa que florecen solo una vez antes de morir. Por lo general, los agaves tardan varios años en florecer y, cuando lo hacen, dejan semillas para que pueda crecer una nueva planta. En agricultura, se suelen cosechar justo antes de la floración. Dado que las plantas de agave están adaptadas a las duras condiciones del desierto, requieren un mantenimiento relativamente bajo y son fáciles de cuidar en el hogar. Esto los convierte en una opción popular entre los jardineros domésticos.

Cómo cultivar agave

Imágenes de Bloomberg/Getty

El agave se puede cultivar tanto en interiores como en exteriores cuando se expone al clima adecuado. Su planta de agave crecerá mejor en temperaturas entre 65 y 80 grados. Si planea mantener su planta al aire libre, deberá asegurarse de que el clima sea propicio para un crecimiento adecuado. Según Garden Design, las zonas subtropicales con períodos secos, como aquellas con climas mediterráneos o del sudoeste, funcionan mejor para cultivar agave. Si desea cultivar una planta de agave al aire libre en un clima más frío o húmedo, es posible que requiera protección adicional, como un invernadero. Demasiada humedad hará que la planta se pudra y no podrá prosperar en climas fríos.

Cuando se cultiva al aire libre, los expertos de Masterclass sugieren cavar un hoyo de aproximadamente el doble del ancho de la maceta original de la planta. Mantén la profundidad del agujero igual que el recipiente original, ya que las suculentas tienden a tener raíces poco profundas. También sugieren usar una capa de tierra de cactus.

Cómo cuidar el agave

sentir4naturaleza/Shutterstock

Una vez que haya plantado su agave, la clave para su crecimiento saludable es asegurarse de que la planta reciba suficiente luz solar. Cuando cultive en interiores, asegúrese de que su planta de agave esté frente a una ventana que tenga suficiente acceso a la luz. Luego, debe rotar la planta cada pocas semanas para asegurarse de que cada lado esté expuesto al sol.

Durante el primer mes de la planta, lo mejor es regar una vez cada cinco días. Después de su período de crecimiento inicial, regarás con menos frecuencia. Las plantas de agave al aire libre solo necesitarán ser regadas en el caso de una sequía prolongada después de su período de crecimiento inicial. Para plantas de interior, riegue cada una o dos semanas en el verano, asegurándose de que el suelo se haya secado parcialmente en el medio. Durante el resto del año, puedes esperar hasta un mes entre riegos. Tenga cuidado de no regar en exceso, esto puede ser perjudicial para el agave. El suelo casi seco es un buen indicador de que es hora de volver a regar. Mezclar arena con el suelo puede ayudar a prevenir el riego excesivo. Según The Spruce, la mayoría de las plantas de agave no requieren fertilizantes, y usar uno puede incluso ser perjudicial para su vida útil.

Variedades de agave

Sarka Stuchlikova/Shutterstock

Hay alrededor de 200 especies de agave, según Britannica. Uno de los más conocidos es el agave azul (Agave tequilana ), que se utiliza en la producción de tequila. Aunque hay una variedad de especies, las plantas de agave requieren un cuidado similar y son relativamente fáciles de cultivar porque no requieren mucho mantenimiento. Sin embargo, necesitará paciencia porque las plantas suelen tardar varios años en florecer y crecer hasta la madurez total. Aquí hay algunas especies de agave que vale la pena investigar si está considerando esta planta en su hogar o jardín, según The Spruce.

  • Agave americana es conocida como la "planta del siglo" porque tarda mucho tiempo en florecer. Esta especie es originaria de Texas y México, y sus hojas crecen entre 3 y 5 pies de largo.
  • Agave victoriae-reginae crece hasta medir solo 10 pulgadas de alto y a menudo se usa para decoración. Esta es una buena opción para quienes buscan cultivar agave en un clima más frío porque es una de las especies más resistentes al frío.
  • Agave parviflora es nativa del desierto de Sonora y crece menos de un pie de altura. Se distingue por sus hojas largas y delgadas y sus marcas blancas .
  • Agave colorata es una buena opción para alguien que busca una planta de tamaño mediano porque normalmente crece entre 1 y 3 pies de altura. Esta especie se distingue por sus hojas azules.

¿Son tóxicas las plantas de agave?

Belyaeva Tatiana/Shutterstock

Desafortunadamente, las plantas de agave son levemente tóxicas tanto para los humanos como para las mascotas. Según Plant Care Today, todas las partes de la planta de agave, con excepción de la flor, son tóxicas cuando no están preparadas. Cuando la savia de agave entra en contacto con la piel, puede causar ampollas, sensibilidad al sol, erupciones e hinchazón. Las heridas punzantes de los bordes afilados de las hojas pueden causar irritación severa, por lo que es importante usar guantes gruesos y mangas largas al manipular las plantas de agave. Enjuague cualquier área de la piel que entre en contacto con la savia de agave. No consuma la planta cuando no esté preparada.

Si su mascota consume la planta, es poco probable que sea fatal, pero puede experimentar enrojecimiento o irritación alrededor de la boca, hinchazón de la garganta o vómitos y diarrea.

Aunque es mejor evitar consumir agave en su estado natural, Mashed señala que hay muchas formas deliciosas en que las personas usan el agave para cocinar. Y obviamente, siempre hay tequila.

Cómo trasplantar una planta de agave

Maridav/Shutterstock

Solo es necesario trasplantar el agave una vez al año. Al hacerlo, es importante usar guantes ya que la savia que producen las hojas de agave puede ser tóxica y causar irritación en la piel. Dale a la planta tierra para macetas fresca mezclada con arena para aumentar el drenaje. Es posible que necesite usar un recipiente un poco más grande al trasplantar. Para evitar la pudrición de la corona, un problema común entre los agaves, asegúrese de que la corona de la planta esté completamente por encima del suelo.

Al trasplantar, es un buen momento para revisar las raíces de su planta y darles los cuidados necesarios. Martha Stewart sugiere verificar si hay plagas en el suelo, recortar las raíces para una mejor circulación y eliminar las hojas muertas. También sugiere eliminar cualquier "cachorro" o vástago de planta que haya formado sus propias raíces. Una vez que se eliminan, se pueden plantar solos y crecer hasta convertirse en agaves de tamaño completo.

Problemas comunes con las plantas de agave

K Abejuela/Shutterstock

Como se mencionó anteriormente, el agave es una planta de bajo mantenimiento, lo que lo hace bastante resistente cuando se mantiene en las condiciones adecuadas. Según The Spruce, las señales de problemas con las plantas de agave son hojas amarillas o caídas, que pueden ser un indicador de riego excesivo o luz solar insuficiente. Si este es el caso, asegúrese de que su planta no tenga períodos prolongados de sombra. El suelo arenoso puede asegurar que la planta se drene adecuadamente y evitar el riego excesivo.

Las plantas de agave también son susceptibles a las plagas, en particular el gorgojo del hocico del agave y el escarabajo de cuernos largos del cactus. El uso de un insecticida puede evitar que estos insectos infesten su planta. Si su planta se infesta, es mejor quitarla del área para evitar que se propague a otras plantas hasta que se eliminen los insectos.

Las manchas marrones o rojas pueden indicar antracnosis, una infección por hongos causada por exceso de agua o condiciones húmedas. En este caso, también es mejor quitar la planta para evitar la propagación y luego tratarla quitando las ramas infectadas o usando polvo de azufre.

Ir arriba